• Dr. Jesús Noel Jaurrieta H. → Oftalmólogo, especialista en Retina y mácula
  • Hospital Ángeles CUU, Consultorio 317A

Faq

Faq

¿ES SU PRIMERA VISITA?

Es importante acudir preparado a todo evento que tenga y la consulta médica no es la excepción. En la consulta de oftalmología se recomienda que acuda 5 minutos antes de su cita para realizar algunos exámenes previos a su revisión por el médico. También se recomienda venir acompañado por un adulto que pueda manejar o en otro tipo de transporte ya que algunas veces puede ser necesario si se le realiza dilatación pupilar. En el caso de las mujeres, no es obligatorio venir sin maquillaje.

Las personas con diabetes pueden tener una enfermedad ocular llamada retinopatía diabética. Esta enfermedad ocurre porque los niveles altos de azúcar en la sangre causan daño a los vasos sanguíneos en la retina. Estos vasos sanguíneos pueden hincharse y tener fugas de líquido. También pueden cerrarse e impedir que la sangre fluya. A veces, se generan nuevos vasos sanguíneos anormales en la retina. Todos estos cambios pueden hacerle perder la visión.

Etapas de la enfermedad ocular diabética

La enfermedad ocular diabética consiste en dos etapas principales.

NPDR (retinopatía diabética no proliferativa)

Esta es la etapa temprana de la enfermedad ocular diabética. Muchas personas con diabetes la tienen.

Cuando tiene NPDR, muchos vasos sanguíneos pequeños sufren pérdidas y hacen que la retina se hinche. Cuando se hincha la mácula, se denomina edema macular. Esta es la razón más común por la que la gente con diabetes pierde la visión.

Además, los vasos sanguíneos en la retina pueden cerrarse. Esto se llama isquemia macular. Cuando eso sucede, la sangre no puede llegar a la mácula. En algunos casos, se pueden formar pequeñas partículas en la retina, llamadas exudados. Estas partículas también pueden afectar la visión.

Si tiene retinopatía diabética no proliferativa, su visión será borrosa.

(PDR) retinopatía diabética proliferativa

Esta es la etapa más avanzada de la enfermedad ocular diabética. Se produce cuando la retina comienza a desarrollar nuevos vasos sanguíneos. Esto se denomina neovascularización.

Estos vasos nuevos frágiles a menudo sangran hacia el vítreo. Si sólo sangran un poco, quizá vea unas cuantas moscas volantes oscuras. Si sangran mucho, puede que bloqueen toda la visión. Estos vasos sanguíneos nuevos pueden desarrollar cicatrices. El tejido cicatrizante puede causar problemas con la mácula o derivar en un desprendimiento de retina.

La retinopatía diabética proliferativa es muy grave y puede hacerle perder tanto la visión central como la periférica (lateral).

 

Síntomas de retinopatía diabética

Puede tener retinopatía diabética y no saberlo. Esto se debe a que generalmente no presenta síntomas en sus etapas tempranas. A medida que empeora, notará síntomas como los siguientes:

Los síntomas de la retinopatía diabética suelen afectar a ambos ojos.

Fuente: Academia Americana de Oftalmología

El edema macular sucede cuando se acumula líquido en la retina, que es el tejido sensible a la luz que se localiza en la parte posterior del ojo. Esto causa inflamación y puede distorsionar la visión. La mácula, que se localiza en el centro de la retina, nos ayuda a observar los detalles finos y el color, al igual que nos proporciona imágenes a una resolución más alta que cualquier cámara o pantalla.

Al producirse el edema macular, la visión puede asemejarse a la pantalla de una televisión antigua, con una imagen borrosa y colores desteñidos. Sin tratamiento, puede resultar en la pérdida permanente de la visión.

Fuente: Academia Americana de Oftalmología

El edema macular es causado por bolsillos de líquido (usualmente debido a una fuga de los vasos sanguíneos dañados) que se hinchan dentro de la mácula.

Existen muchas afecciones que pueden provocar fugas de líquido en la retina y causar el edema macular. Estas incluyen las siguientes:

  • Diabetes. En la diabetes, la concentración elevada de azúcar en la sangre daña los vasos sanguíneos, y estos se extravasan hacia la mácula.
  • Degeneración macular relacionada con la edad (DMRE). En la DMRE, los vasos sanguíneos anormales se extravasan y ocasionan hinchazón macular.
  • Pliegue macular/tracción vitreomacular. Cuando el vítreo en el ojo envejecido no se desprende completamente de la mácula, el vítreo tira de la mácula o forma un tejido cicatricial y acumulan bolsillos de líquido debajo de este.
  • Oclusión de vena retiniana (OVR). En enfermedades de los vasos sanguíneos como la OVR, las venas de la retina se obstruyen. Luego, sangre y líquidos comienzan a extravasarse hacia la mácula.
  • Alteraciones genéticas/hereditarias (que pasan de los padres a los hijos), tales como la retinosquisis o la retinitis pigmentosa.
  • Enfermedades inflamatorias de los ojos. Padecimientos como la uveítis, donde el cuerpo ataca a sus propios tejidos, pueden dañar los vasos sanguíneos de la retina y causar hinchazón de la mácula.
  • Medicamentos. Ciertos medicamentos tienen efectos secundarios que pueden ocasionar edema macular.
  • Tumores del ojo. Tanto tumores benignos como malignos pueden ocasionaredema macular.
  • Lesiones. Lesiones oculares.

Fuente: Academia Americana de Oftalmología

La frecuencia de los exámenes oculares debe basarse en la presencia de anormalidades visuales y la probabilidad de que se desarrollen anormalidades visuales. Las personas que tienen síntomas oculares requieren exámenes oportunos. Las personas que no tienen síntomas pero que tienen un alto riesgo de desarrollar anomalías oculares relacionadas con enfermedades sistémicas, como diabetes mellitus e hipertensión o que tienen antecedentes familiares de enfermedad ocular, requieren exámenes oculares completos periódicos para prevenir o minimizar la pérdida visual. La frecuencia de los exámenes depende de la edad del individuo, su condición específica y la probabilidad de encontrar anormalidades en el examen. Los adultos que no tienen síntomas y que tienen un riesgo bajo deben recibir un examen ocular completo inicial por parte de un oftalmólogo y seguir un programa de evaluación periódica diseñado para detectar la enfermedad ocular generalmente anual.

El ojo produce humor acuoso constantemente. A medida que fluye nuevo humor acuoso en el ojo, debe drenarse la misma cantidad. El fluido se drena a través de un área llamada ángulo de drenaje. Este proceso mantiene la presión en el ojo (llamada presión intraocular o IOP por sus siglas en inglés) estable. Sin embargo, si el ángulo de drenaje no está funcionando correctamente, el fluido se acumula. La presión interior del ojo aumenta y esto daña el nervio óptico.

ángulo de drenaje en un ojo sano - glaucoma

En un ojo sano, el fluido que sale hacia afuera a través del ángulo de drenaje mantiene una presión estable.

ángulo de drenaje bloqueado - glaucoma

Si el ángulo de drenaje es bloqueado, el fluido no puede salir del ojo, causando un incremento en la presión.

El nervio óptico está compuesto por más de un millón de fibras nerviosas pequeñas. Es similar a un cable eléctrico compuesto por muchos alambres pequeños. Cuando estas fibras nerviosas mueren, se desarrollan puntos ciegos en la visión. Puede que no note estos puntos ciegos hasta que hayan muerto la mayoría de las fibras del nervio óptico. Si todas las fibras mueren, se quedará ciego.

 

Fuente: Academia Americana de Oftalmología

La única manera segura de diagnosticar glaucoma es con un examen ocular completo. Una prueba de glaucoma que sólo verifique la presión en el ojo no es suficiente para detectarlo.

Durante un examen de glaucoma, su oftalmólogo hará lo siguiente:

El glaucoma es un ladrón silencioso de la vista.

El glaucoma no presenta síntomas en sus etapas tempranas. De hecho, la mitad de las personas que sufren de glaucoma no saben que lo padecen. El realizarse exámenes de la vista de manera habitual, puede ayudar a su oftalmólogo a identificar esta enfermedad antes de que usted pierda la vista. Su oftalmólogo le puede decir que tan seguido debe examinarse.

 

Fuente: Academia Americana de Oftalmología

Algunas enfermedades oculares pueden reducir la visión. Éstas incluyen:

Aunque son enfermedades que pueden presentarse a cualquier edad, son más comunes en personas mayores. Sin embargo, el envejecimiento natural del ojo no es causa de la baja visión.

También las lesiones oculares pueden causar baja visión.

La baja visión puede ser igualmente resultado de cáncer ocular, albinismo o una lesión cerebral. Si tiene estos trastornos o está en riesgo de presentarlos, también estará en alto riesgo de tener baja visión.

Fuente: Academia Americana de Oftalmología

Es la principal causa de niños ciegos a nivel mundial. La retina del ser humano no está completamente desarrollada hasta la semana 36 del embarazo y en ocasiones aún después. Es por ello que al nacer un niño o niña de forma prematura la retina aún no se encuentra vascularizada (con arterias que lleven sangre) por completo. Ésto, junto con el uso de oxígeno que suelen requerir los niños prematuros ocasiona que a las pocas semanas se presente un crecimiento excesivo de vasos anormales (neovasos) que pueden complicarse con sangrados y desprendimiento de retina. De detectarse a tiempo la mayor parte de los casos pueden tratarse fácilmente, sino pueden causar ceguera irreversible.

 

El ojo rojo no es una enfermedad sino un signo (algo que nos notifica que algo no está bien con nuestros ojos). Por ello, el ojo rojo puede presentarse por una gran cantidad de enfermedades que pueden ser desde una simple conjuntivitis alérgica hasta un problema que puede causar ceguera como el glaucoma. El tratamiento por lo tanto difiere mucho según la causa. Es común que muchos pacientes tardan tiempo en acudir al especialista al ser tratados por múltiples médicos que no se especializan en enfermedades oculares. Si esto no resuelve rápidamente o la vista se deteriora es fundamental acudir rápidamente al oftalmólogo.